Agricultura urbana, una alternativa para producir alimentos sanos, mejorar la alimentación de la población y proteger el medio ambiente

hipolito

En México existen algunos programas, pero son pocos aún

Producir alimentos en pequeños espacios, en lotes, patios, azoteas, paredes, en ventanas, es algo que algunos hacen, pero son pocos, todavía la gran mayoría no lo considera necesario y prefiere comprar todo en la tienda cuando tienen todo para producir en casa. La agricultura urbana es una alternativa que los gobiernos han tratado de impulsar sin mucho éxito.

Son muchas las ventajas que representa producir alimentos en casa, de acuerdo a los espacios disponibles se pueden producir hortalizas, plantas medicinales y aromáticas, frutales y hasta aves de corral y pequeñas especies. Cada casa, cada vivienda de las zonas urbana y suburbanas, tiene posibilidades, condiciones, para producir alimentos, lo único que se necesita es voluntad y por parte del gobierno la aplicación y desarrollo de de programas, la aprobación de recursos.

De acuerdo a investigadores, expertos en el tema,  la agricultura urbana cumple muchas funciones y genera muchos beneficios. Es un factor que contribuye a la unidad familiar, hoy sobre todo con la pandemia cuando más se requiere estar en casa,  se producen alimentos sanos, nutritivos, limpios, libres de agroquímicos, mejora la alimentación de la familia, combate la pobreza por el ahorro en la compra de alimentos, mejora la economía familiar por la venta de excedentes.

SON ALIMENTOS SANOS, LIMPIOS, LIBRES DE AGROQUIMICOS

La agricultura urbana, afirma el investigador Yucundo Posadas Marrero, ex  coordinador estatal del Programa PESA-FAO, y estatal de agricultura familiar en SAGARPA, significa producir alimentos sanos, nutritivos, baratos, en espacios pequeños, reciclando materiales, no se necesita tanto dinero, lo único que se necesita es la voluntad, que los gobiernos de los tres niveles aporten recursos y materiales, no hay mejor alimento que el que uno cosecha, un jitomate por ejemplo en casa le da un valor diferente para la salud y el mercado, son alimentos libres de plaguicidas, se riegan con agua limpia, están libres de agroquímicos tradicionales.

Afirmó que como funcionario apoyó la creación de unos tres mil huertos familiares en el estado, de los que a la fecha  sobrevive  el 10 por ciento, en muchos casos los espacios fueron ocupados para construcción, “hay otros grupos de la sociedad civil que están haciendo huertos por su cuenta, ante la pandemia el huerto es una excelente oportunidad para no salir de casa y producir  para comer y vender con los vecinos, además embellecemos los espacios, si nos ponemos a sembrar hortalizas en una pared, se le da otro color, se pone bonita”.

Explicó que hay sistemas para producir en las paredes lechugas, cilantro, etc, sin embargo, se requiere capacitación, “siempre he dicho y publicado que si los gobiernos, diputados, tuvieran interés, se podrían hacer programas muy sencillos, no se necesita dar a la gente tinacos, ni sistemas de riego por goteo, lo que se les tiene que dar es algo muy simple, bolsitas de semilla y plántula, acompañado del elementos capacitación- motivación, la importancia de un huerto es que no sólo se convierte en un espacio bonito, ordenado, sino que es un centro en el que participa toda la familia, se vuelve un escaparate que aleja el uso intensos del celular, se alejan las drogas, el alcohol,  es una manera de interactuar, relajarse, la gente puede estar entretenida y produciendo alimentos”.

SEPARAR LA BASURA Y HACER COMPOSTA

Otra ventaja de la agricultura urbana es que se enseña a las familias a separara la basura  y hacer composta con los productos orgánicos, el camión de la basura se lleva menos deperdicios porque muchas cosas se reciclan, el huerto se puede nutrir con los desperdicios de comida que se convierten en abonos orgánicos.

También se pueden producir insecticidas naturales para combatir plagas y enfermedades, uso de detergentes para evitar insectos, el uso de chile, cebolla, para hacer  insecticidas caseros, lo que representa un ahorro para las familias.

AHORRO DE HASTA MIL 500 PESOS MENSUALES

El investigador comentó que un huerto en casa de acuerdo al espacio disponible puede representar ahorros por hasta mil 500 pesos mensuales, la familia ya no compara el jitomate, cilantro, cebolla, zanahoria, jitomate de cáscara, chilitos, etc., un espacio pequeño puede alimentar hasta  cinco personas por familia al mes, además se que se trata de productos frescos y sanos.

Hay productos en el mercado pudieron ser regados con aguas negras, en un huerto familiar es todo limpio.

El huerto juega un papel importante en escuelas que disponen de mejores espacios, se puede  trabajara en preescolares, primarias, secundarias, preparatorias  y universidades, “yo he platicado con senadores y diputados, les he sugerido que implementen iniciativas para que en todos los niveles educativos desde kinder hasta universidad se den materias agronómicas y se implementen los huertos porque es una solución que ha funcionado en oros países, aquí  se puede producir, sólo se necesita capacitación, se han hecho huertos en escuelas públicas y privada”

Se trabaja en escuelas públicas del sur de la capital en donde hay mucha pobreza, hay huertos en San Miguel Canoa, la Resurrección, y en las 17 juntas auxiliares, se han entregado recursos en más de 60 colonias  pobres, “somos el segundo municipio del país con carencia alimentaria, hay más de  200 mil poblanos de la capital con pobreza alimentaria, si se implementara un programa de huertos de traspatio que incluya materiales y capacitación las condiciones cambian para las familias”.

PROPUESTA DE UN PROGRAMA DE RECUPERACIÓN DE AREAS VERDES

La  agricultura urbana, los huertos familiares, puede llevarse o aplicarse en áreas verdes, en predios abandonados, en camellones, esto implicaría el rescate de áreas verdes con muchos beneficios como es la producción de alimentos y el cuidado del medio ambiente, esta es la propuesta del Ing. Blas Villegas Lara, experto en temas ambientales.

Explicó que en  áreas verdes se pueden sembrar plantas de ornato y para consumo humano como jitomate, aguacate, cilantro, perejil, etc. Se pueden crear micro bosques donde se siembren plantas y comestibles, esto se puede hacer aprovechando algunos predios baldíos abandonados, con lo que se contribuye al cuidado del medio ambiente y el aspecto alimenticio, beneficiando sobre todo a zonas de bajos recursos.

Expuso que se requiere que el programa sea  apoyado por los tres niveles de gobierno, esto, dijo, ya se hace en la Ciudad de México donde en algunos camellones ya se siembra, estas acciones son sencillas y no requieren muchos gastos, lo que se requiere es orientación y participación de los tres niveles de gobierno.

Tenemos camellones, lotes baldíos abandonados, se pueden destinar alguno como zonas verdes. En Puebla tenemos un alto déficit de áreas verdes, la Organización Mundial de la  Salud establece que debe haber de 9 a 12 metros cuadrado de área verde por persona, pero en Puebla tenemos  1.5 metros cuadrados por habitante de acuerdo a la misma organización.

En el tema de medio ambiente, expuso, se requieren planes integrales, programas interrelacionados, al no ser así en el tema de medio ambiente no se avanza.

Reiteró que al crear micro bosques se generan muchos beneficios, se crean áreas verde y se contribuye a la alimentación de zonas de bajos recursos, se puede aplicar un sistema de riego de agua para  no desperdiciar agua, se utiliza sólo la necesaria, si esto se hiciera en Puebla, comentó, estaríamos a la vanguardia a nivel mundial, se requiere un proyecto integral que contemple asesoría técnica, financiamiento y capacitación.

EN PUEBLA LA AGRICULTURA URBANA ES RECIENTE

Fue en el 2014 cuado en Puebla se inician acciones  de gobierno para impulsar la agricultura urbana a  través de la SAGARPA, sin embargo, en el 2016 el programa  ya no operó. En distintas entidades se  desarrollan acciones, por ejemplo en la Ciudad de México se implementó uno, pero en general no existe un programa integral de agricultura urbana, se requiere  un departamento o dirección de agricultura urbana, afirmó el investigador Fabián Baltasar Nieto.

Explicó que en la agricultora urbana entran hortalizas, platas medicinales, aromáticas, la cuestión pecuaria, producción de leche con ganado vacuno, ovinos, caprinos, aves de corral para la producción de huevo, conejo, cerdos, acuacultura, abejas, “es algo complejo, faltan técnicos.

Destacó el sistema chinampero en la Ciudad de México ha dado buenos resultados, en Puebla capital se  tienen algunos huertos en algunas colonias como la Popular, Guadalupe Hidalgo, pero se requiere trabajar para incrementar las plantas, por eso se requiere  una dirección  de agricultura urbana que canalice recursos y capacitación.

La agricultura urbana es una buena opción, la producción es en diferentes formas, ahí están los jardines colgante de la antigua Babilonia donde se producían alimentos, en Francia se hacen ya jardines productivos, en Nueva York hay experiencias en los barrios pobres, lo mismo sucede en Canadá.

Hay que trabajar para que le gente se involucre,  “yo trabajé en una escuela secundaria donde diseñamos una estrategia, iniciamos la capacitación de los docentes y los administrativos, empezamos a trabajara con los estudiantes, la macetearas las convertimos en jardines productivos, hubo producción y venta de los productos”, expuso.

EL COLEGIO DE POSGRADUADOS IMPULSA LA AGRICULTURA EN LA POBLACIÓN MARGINADA

El mayor esfuerzo que se ha hecho en Puebla por impulsar la agricultura urbana es cuando fue delegado de la SAGARPA Alberto  Jiménez Merino, quien desarrolló un programa, se canalizaron recursos materiales y humanos, se  proporcionó capacitación para la producción de alimentos, sin embargo, no hubo seguimiento en los gobiernos posteriores.

El investigador Luciano Aguirre Álvarez, del Colegio de Posgraduados, informó que la institución tiene en marcha acciones para  impulsar la agricultura urbana, lo que últimamente ha reducido por  falta de recursos,  la institución ha estado trabajando en diferentes colonias en donde ha hecho jornadas de capacitación.

En el municipio de Cuautlancingo el Colegio realiza importantes acciones de plantaciones de traspatio, son muchas familias las que se han involucrado, son más de  300 personas las que ya producen en sus pequeños espacios, azoteas, paredes, “vamos evolucionando, ya hay huertos con hortalizas,  producen huevo, conejo, en San Lorenzo Almecatla ya hay una familia que ha realizado un huerto con bastante éxito, ojalá y encontráramos un mecanismo sobre todo de financiamiento para poder extenderlo a otras gentes, quisiéramos encontrar la llave para hacerlo extensivo a más familias para que cuenten con alimentos sanos”.

La alimentación es un derecho humano, el acceso a alimentos de calidad, productos nutritivos que contengan los elementos nutritivos, que sea inocuos, que no tengan desechos químicos, que no vengan contaminados por el uso de agroquímicos, alimentos se han visto más como negocio que como un derecho, afirmó.

Cada día más, señaló, se va polarizando la población, cada vez más hay gente con escasos recursos en zonas rurales y urbanas, hay cinturones de miseria en las ciudades, una de las vertientes de la agricultura urbana es generar alimentos limpios para esa población, expresó el investigador del Colegio de Posgraduados.

Destacó que el modelo económico en México se orienta a la producción comercial, apoya a los grandes monopolios, existen pocas aportaciones, en otros países en los departamentos de agricultura existe un área de agricultura urbana, en México no existe. Programas como es  “sembrando Vida” en este gobierno, sólo apoyan espacios de dos hectáreas, pero no de menores dimensiones, además se requieren técnicos en agricultura urbana.

Hipólito Contreras

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: