Con la reparación de fugas subterráneas y el control de presiones en la red, Agua de Puebla recuperó mil 555 de agua potable al día

Equivale a la entrega de 155 pipas diarias en la ciudad

Reparadas 92 Fugas No Visibles, detectadas con equipo especializado

En 4 años se recuperó un volumen de 1 millón 137 mil 576 metros cúbicos

El área de Agua No Contabilizada evita la pérdida del agua en el subsuelo

A través de la detección y reparación de 92 Fugas subterráneas No visibles y con la regulación y control de presiones del agua en la red mediante válvulas automáticas, Agua de Puebla para Todos recuperó en lo que va del año un volumen de agua potable No Contabilizada de mil 555 metros cúbicos diarios, lo que equivale a entregrar 155 pipas de 10 mil litros de agua cada día, dentro de su zona de cobertura.

Es el área de Agua No Contabilizada la que lleva a cabo el mantenimiento y conservación de las redes de agua potable en la ciudad para evitar la pérdida del vital líquido durante el proceso, desde la extracción hasta su entrega final a los usuarios, tarea que realiza de manera paralela a las cuadrillas Caza Fugas que reparan las Fugas Visibles en las líneas de conducción y distribución que brotan a la superficie, así como las brigadas del Escuadrón ACUA que atienden fugas o desperdicios de agua en las tomas domiciliarias y medidores de las viviendas.

El Agua No Contabilizada es el volumen de pérdidas reales y aparentes que entra a la red pero que se pierde en alguna parte del proceso, sin percibirse a simple vista por ser subterráneas y se puede estar filtrando al subsuelo o al sistema de drenaje de la ciudad; asimismo, pueden presentarse en las líneas de conducción y distribución por el deterioro de la tubería, en los

tanques del sistema e incluso en las cisternas de los usuarios, por lo cual, el programa de recuperación de agua busca alcanzar el control eficiente de la distribución del servicio con el uso de tecnología de punta, para disminuir las pérdidas en el sistema hidráulico.

Las perdidas aparentes se considera que existen, pero necesitan ser verificadas y son detectadas con alta tecnología, además de los clandestinajes existentes en toda la ciudad, posibles errores en las tomas, en el procesamiento de datos o en los equipos de micro y macro medición.

Para detectar estas fugas se realizan análisis de los patrones de consumo y la regulación de los niveles de presión en las tuberías con válvulas automáticas para ello, además del uso de tecnología con software y equipos de control y detección como sensores de pre-localización de la fuga, equipos de percusión para detectar la tubería, videoinspección de redes de agua, Geofoneo con equipo electroacústico y la detección de tubería de acero con Geo-radares para la medición nocturna de caudales y marcar los puntos de la fuga para su reparación final.

Cabe destacar que, a través del área de Agua No contabilizada, durante los últimos 4 años, del año 2017 a julio del año 2020, se ha recuperado un volumen de 1 millón 137 mil 576 metros cúbicos de agua potable que se perdía en la red de distribución por fugas no visibles y por sobrepresión en las tuberías, lo que equivale a 113 mil 757 pipas de 10 mil litros de agua cada una, o el volumen necesario para llenar 455 albercas olímpicas de 2 mil 500 metros cúbicos cada una.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: