El agua que se distribuye en Puebla está contaminada afirma: dirigente social

Desde hace años denuncié que el agua que estaba vendiendo el SOAPAP, hoy Agua de Puebla, está contaminada, no es potable, en el basurero de la Resurrección, donde llegan los escurrimientos de la Malinche, el agua se contamina con baterías de carros, medicamentos, desechos de hospitales, baterías de radio, afirmó Rafael Cabrera Cruz, dirigente social de la Resurrección.

Lo dije, reiteró, esa agua que nos está dando el SOAPAP está contaminada y los vuelvo a sostener, Agua de Puebla le está vendiendo a los poblanos agua contaminada que provoca cáncer, diabetes y otras enfermedades, las empresas hacen grandes negocios vendiendo agua purificada en garrafones.

El diputado Biestro dijo que se iba legislar para que el agua no estuviera en manos privadas, pero no hizo nada, Claudia Rivera sí lo mencionó que el agua sea de los poblanos, el Congreso y el gobierno del estado se negaron a municipalizar el agua para los poblanos, el agua lo dejaron en manos de la empresa.

Afirmó que Eric Cotoñete, el principal asesor del gobernador, era su sirviente, “limpiaba los baños en mi oficina, le di cobijo para que durmiera ahí cuando llegó de la Sierra Norte, ahora es el flamante asesor del gobernador, cualquier persona tiene derecho a superarse, pero no así”.

Yo tengo principios, afirmó, fui a la escuela, tengo muchas facultades, ideología muy sociable, no puedo permitió que se sigan cometiendo esas atrocidades por no poner un plan de desarrollo en agroecología en el que por ley todas las casas deben tener árboles, macetas, como hacía nuestras abuelitas.

En Puebla, dijo, tenemos ríos contaminados por esas causas, los ríos sólo buscan su cauce, pero la gente tira ahí su basura, los ríos deben estar limpios donde haya peces, donde la gente nade.

Yo, informó, solté en el río Atoyac 15 cocodrilos, son depredadores naturales que ayudan a limpiar el entorno, no representan peligro porque debido a la contaminación nadie se mete a nadar, si estuvieran limpio llevaríamos a los cocodrilos a otros lugares, uno de ellos ya creció hasta 3.5 metros, cuando los soltamos tenía 40 centímetros.

Por: Hipólito Contreras

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: