Huitzilan es una prueba del trabajo de Antorcha

Huitzilan

Como dijera Villa, al muy estilo de Tierra y Libertad

Tecomatlán, Puebla. Huitzilan, municipio enclavado en la Sierra Norte de Puebla, es hoy un ejemplo de que el pueblo organizado, educado y concientizado, puede transformar de forma radical, la vida de sus habitantes.

Debido a su ubicación, presentaba muchas carencias de comunicación, por lo que los productos del campo, principalmente el café, eran acaparados por los caciques del lugar, los cuales pagaban a precios de hambre, no conformándose con eso, despojaron a sus habitantes de sus propiedades, por lo que varios de sus pobladores, hartos de esa situación, decidieron pedir apoyo para no seguir con ese sufrimiento y recurrieron a la organización denominada Unión Campesina Independiente (UCI), la cual brindó apoyo, pero terminó siendo su verdugo, pues el resultado de los enfrentamientos con los caciques de la región, fue la baja de varios de sus líderes y los agremiados que salieron vivos, se convirtieron en pistoleros de los mismos caciques, quienes ahora con más fuerza, sembraron el terror en el pueblo, matando a todo el que se opusiera a sus decisiones, llegando al grado que los muertos quedaban tirados en la calle y devorados por los perros, pues los dolientes eran amenazados de muerte, en caso de querer levantarlos para darles cristiana sepultura.

La incertidumbre en la que vivían los huiziltecos los obligó a seguir buscando ayuda y en ese viacrucis, solicitaron apoyo a los partidos políticos y protección a todos los niveles de gobierno para su pueblo.

Fue hasta 1983 cuando un grupo encabezado por los ciudadanos Francisco Luna Gobierno, Ramírez Velázquez, Sebastián Manzano, Bartolomé Tadeo y Mariano Pasión entre otros más, buscaron a la organización Antorcha Campesina, recibiéndolos en Tecomatlán, Puebla, su líder Aquiles Córdova Morán, quien no dudó en brindarles su apoyo, indicándoles que la única forma de salvar a su pueblo y darle su libertad, era organizándolo. Fue a partir de ese momento que el grupo de ciudadanos que platicó con el líder antorchista, haciendo caso a la indicación, se dispuso a organizar a su gente y haciendo un llamado a todos los que habían abandonado la región, lograron convencerlos de unirse y luchar para terminar con toda la ola de violencia que se había alzado en Huitzilan, por lo que comenzaron a manifestarse con marchas y mítines, logrando que un destacamento de policía se estableciera en el pueblo.

El 21 de marzo de 1984, se plasmó el trabajo organizado con el triunfo de su candidato a la presidencia municipal, su compañero Ramírez Velázquez Gobierno, primer presidente antorchista, y de ahí hasta nuestros días, el cambio se hizo presente en el municipio.

Todos los que conocen Huitzilan pueden ver el desarrollo que ha tenido, pues ahora cuenta con un hospital, una unidad deportiva,  un auditorio, calles pavimentadas, pero sobre todo cuenta con escuelas que tienen a su cargo la educación de niños y jóvenes, de los que hoy en día son profesionistas, que ven por su pueblo, como es el caso de quien fuera presidente municipal, Manuel Hernández Pasión, hombre que se preparó para continuar con el desarrollo de su pueblo pero, que desafortunadamente, fue acribillado por las balas asesinas del cacicazgo, hecho por el cual, el pueblo huitzilteco debe permanecer más unido para que nunca más vuelva a ser gobernado por los enemigos del progreso.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: