La alianza PRI-PAN empezó desde 1982

Mundo Rural

Cierto, nunca se había visto una alianza electoral entre el Partido Revolucionario Institucional y el Partido Acción Nacional como ahora se dará en la elección del 2021, en la que se verá en las boletas electorales, sin embargo esto no quiere decir que antes no se hayan aliado, siempre lo ha estado, siempre lo estuvieron desde que el PRI perdió su rumbo, desde que abandonó sus principios e ideales.

Si nos vamos a los orígenes de cada partido, el PRI es más antiguo, nace de las cenizas de la revolución de 1910, es el partido que surge después de movimiento armado, se instala en el poder en 1929 con otro nombre, Partido Nacional Revolucionario, es hasta 1945 cuando adopta el nombre actual.

El PRI es el partido que viene a estabilizar y a pacificar al país, es el partido que vino a crear las grande instituciones en México como la SEP, la Secretaría de la Reforma Agraria, el IMSS, mas tarde el INFONAVIT, entre muchas otras. En 1934 tuvo un gran presidente, quizás el mejor que haya tenido México en la era del PRI, el general Lázaro Cárdenas del Río, gran impulsor del campo mexicano.

Por eso el PRI sin ser un partido de izquierda aplicó políticas avanzadas en beneficio de los grandes grupos de población, dio respuesta a los trabajadores al dotarlos de seguridad social con la creación del IMSS y el INFONAVIT, avanzó en la democracia al crear el Instituto Federal Electoral en 1990.

El PRI es el constructor del país, cuando aplicó sus principios e ideales logró grandes avances en materia de salud, campo, vivienda, seguridad y justicia social y en materia política.

El Partido Acción Nacional nació en 1939, nace como bloque opositor a la política del PRI y sus gobiernos, si el PRI era identificado como el partido liberal, al PAN se le identificó como el partido conservador, como el partido de derecha.

Como sabemos, el PAN llega al poder en México en el 2000 con un personaje poco atractivo y popular en la vida política, el señor Vicente Fox llega como empresario, con muchas promesas, promete un crecimiento del 7 por ciento en la economía del país, gobierna en el boom petrolero pero no sabe qué hacer con los buenos precios del barril, al final de su gobierno México queda igual o peor.

En el 2006 el PAN retiene el poder y entra el señor Felipe Calderón, su sexenio le caracterizó la violencia, le declaró la guerra a la delincuencia organizada, tampoco aprovecha la riqueza petrolera, el país crece muy poco, la derecha no supo gobernar.

El PRI y el PAN aparentaban ser partidos diferentes, pero desde 1989 ya compartían el poder nacional, el PAN empezó a ganar gubernaturas, municipios, a ganar diputados y senadores, los congresos locales y federales eran compartidos por priistas y panistas.

En la elección de julio del 2000 el entonces presidente neoliberal Ernesto Zedillo fue el primero en reconocer el triunfo del PAN y su candidato Vicente Fox Quezada, no eran aliados electorales, pero compartían el poder.

Al pasar el poder del PRI al PAN en el 2000 no hubo un cambio de políticas sino una continuidad de las mismas, no se veía una diferencia política entre los dos partidos, eran los mismo. El PRI había perdido sus principios sociales y revolucionarios con la llegada de los gobiernos neoliberales en 1982, con los economistas formados en Oxford y Yale, eran los nuevos priistas más identificados con la derecha.

Por eso hoy cuando se concreta la alianza electoral PRI-PAN, no se genera sorpresa alguna pues el país está gobernado por la derecha desde 1982. Si el PRI no regresa a sus

orígenes, si es el mismo partido defensor de la libre empresa, el libre mercado, suena lógica una alianza con el PAN.

La alianza beneficia al PAN porque sumará más votos a su favor. El PRI si quería defender sus principios, su ideología, a favor de los grandes grupos sociales, debió ir solo, debió buscar la alianza con los trabajadores del campo y zonas urbanas, la alianza con las organizaciones sociales, debió volver a los principios que le dieron origen.

Para los leales y conscientes militantes del PRI la decisión de aliarse a la derecha fue equivocada, para los que defienden los logros, los principios e ideales del viejo y experimentado partido, la alianza con la derecha no debió darse. El PRI pudo ganar aliado con los grandes grupos sociales.

Por: Hipólito Contreras

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: