La regidora del PRI condenó que haya corrupción y poca transparencia en los gastos que realiza la alcaldesa Claudia Rivera.

gobierno puebla

Ciudad y vida cotidiana desde el gobierno.

Inseguridad, corrupción, poca transparencia en los gastos de las acciones para paliar y combatir la pandemia del Covid-19; falta de obra pública, mala cantidad en el programa de bacheo y pésimos servicios, conforman el cúmulo de anomalías que ha dejado la administración de la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, pues en dos años de su gestión, la realidad de la capital del estado es “incluso peor”, sentenció la regidora Silvia Guillermina Tanús Osorio.


Al fijar su postura durante el Segundo Informe de Labores, la priísta condenó también la opacidad con que se ha manejado la compra de despensas, en el contexto de la contingencia sanitaria, que se supone debieron entregarse a la gente con más necesidad, así como una larga serie de anomalías en la asignación del presupuesto.
“La realidad sigue siendo la misma o incluso peor. Los grandes problemas de la ciudad no se han resuelto. No se ve avance en la solución del ambulantaje, la inseguridad, la falta de obra pública, la mala calidad en cuanto al bacheo, la limpieza en nuestras calles y avenidas, y en general en todos los servicios que por ley debe prestar el ayuntamiento, cada vez es peor”, lamentó Tanús Osorio.


La ex diputada local dijo que, aunado a esto, “el manejo torpe de contención de la pandemia del Covid-19 ha dejado más dudas que certezas. La polémica compra de despensas que, hasta el momento, no ha sido aclarada”.
Agregó: “el proceso de licitación de los respiradores, que terminaron siendo usados, y que la empresa que defraudó al ayuntamiento no ha sido sancionada, haciendo efectiva la fianza por incumplimiento.
“Los paquetes sanitarios que los lineamientos marcaban debían entregarse en los hogares más necesitados, y se entregaron en el transporte público”.
Silvia Tanús se refirió también al programa para apoyo a pequeños y medianos empresarios y el pago de recibos de luz doméstica, “cuyo común denominador fue la poca de transparencia en sus padrones de beneficiarios”, enumeró.


En la sede del Ayuntamiento, en la ciudad de Puebla, la regidora del Partido Revolucionario Institucional (PRI) dijo también que “las ampliaciones presupuestales para compras de litros y litros de combustible que no se ha aclarado todavía y que la lógica nos indica, no corresponde con el parque vehicular del ayuntamiento.


“La asignación presupuestal es otro tema por demás polémico y en tres minutos no podría yo hacer un análisis -dijo en alusión al escaso espacio para exponer su postura-. Se desconoce hasta el momento qué sanciones se han aplicado a los funcionarios que han cometido algún ilícito, la omisión también es una forma de corrupción, que debe ser sancionada”.


Dijo que los poblanos siguen a espera de la solución de sus problemas y “nosotros como regidores tenemos el deber de vigilar que se cumplan las políticas públicas necesarias, para la solución de los mismos”.


“Debemos rectificar, los invito, compañeros -dijo a los integrantes del Cabildo- a que demos nuestro mejor esfuerzo para logar hacer de nuestra ciudad un lugar digno para vivir. Puebla lo necesita. Puebla lo merece”, concluyó.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: