La salud de una población, depende de la responsabilidad de cada una de las personas que la conforman

-Mientras no exista una vacuna contra la COVID-19, la gente no debe bajar la guardia y debe continuar con los protocolos de salud sanitaria.

Las personas no pueden ser indiferentes con sus semejantes, y menos a 8 meses de que nuestro país vive bajo la pandemia del COVID-19, por lo que es importante seguir con los protocolos de seguridad sanitaria que se han establecido por parte del sector salud y por diferentes instituciones junto con las autoridades en sus tres niveles de gobierno.

Todos debemos estar conscientes de que la salud de una población depende de cada una de las personas que la conforman, señaló Rocío Baños Lara, catedrática de la Facultad de Biotecnología de la UPAEP.

Dijo que la sana distancia, uso de cubrebocas, el uso de gel antibacterial, lavado de manos con agua y jabón por lo menos 20 segundos; no tocarse la boca, nariz y ojos con las manos para evitar cualquier tipo de contagio.

Asimismo, comentó que con la apertura de algunos espacios públicos, la gente debe extremar las medidas de protección, porque la epidemia continúa y podemos observar en otros países del mundo, cómo la gente se sigue contagiando de coronavirus e incluso se siguen incrementado las cifras con mayor rapidez que al principio de la pandemia.

Baños Lara manifestó que mientras no esté lista la vacuna contra el COVID-19, la gente debe seguir con estas medidas de protección.

Indicó que la principal función de una vacuna es ofrecer inmunidad a las personas, es decir, que el paciente al aplicarse la vacuna, comienza a caminar en el sistema inmune del organismo, para que al momento de enfrentarse al virus, “estemos listos con anticuerpos o células que se han preparado para defendernos del coronavirus”.

Por ello, se busca que la vacuna que llegue a estar disponible para la población, debe ser segura y observar que no provoque ninguna reacción adversa contra la salud de las personas.

Por lo tanto, Rocío Baños, reiteró que es importante no bajar la guardia, ya que a diario se escucha el incremento en número de las personas que se han contagiado por el coronavirus en México y el mundo, y de cómo también va aumentando el número de muertos; y por ellos nos comparte la siguiente información para conocer, cómo van las investigaciones sobre las vacunas para combatir este virus.

¿Cuándo contaremos con la vacuna contra el SARS-CoV-2 en México?

Desde el inicio de la pandemia a finales del año pasado, hasta hoy 16 de octubre del 2020, han ocurrido 39,032,342 casos de COVID-19 en todo el mundo, y 1,099,950 personas han fallecido [1]. México, que inició con la epidemia a finales de febrero de este año, ha contabilizado más de 834,910 casos confirmados y 85,285 decesos; de los casos confirmados, 26,279 se encuentran activos (al 16 de octubre) [2]. La tasa de letalidad en México es de 10.21%, y con 658 muertes por millón de habitantes, México se encuentra en la posición número 10 entre los países con más alta tasa de mortalidad [3].

La esperanza de tener una cotidianidad más cercana a la que vivíamos antes de la pandemia causada por el SARS-CoV-2, está puesta en encontrar un tratamiento que afecte directamente a la replicación del virus, o a la creación de una vacuna eficaz y segura.

Al día 15 de octubre, la Organización Mundial de la Salud, reporta 42 candidatas a vacunas, con diferentes componentes biológicos (ver cuadro 1), que se encuentran en fase de evaluación clínica [4]. De estas 42 candidatas vacunales, 10 están en fase clínica 3, es decir la etapa más adelantada. Idealmente las fases clínicas 3, se ejecutan con grupos de 300 a 3,000 individuos y tienen duración de uno a cuatro años; estas fases buscan evaluar la eficacia de la potencial vacuna, y son útiles también para detectar reacciones adversas que pudieran manifestarse en los voluntarios participantes en el estudio [5]. Las farmacéuticas desarrolladoras de las 10 candidatas a vacuna en fase clínica 3, planean probar las vacunas en grupos que van desde 500 hasta 60,000 individuos (ver cuadro 1).

Cuadro 1. Vacunas contra SARS-CoV-2 actualmente en fase clínica 3.

FabricanteCompuesto biológicoNúmero de participantesFecha de término del estudioRef.
SinovacVirus inactivados para su replicación8,87013,000Octubre 2021Abril 2021[4, 6, 7]
Wuhan Institute of Biological Products/SinopharmInformación no disponible[4]
Beijing Institute of Biological Products/Sinopharm3,000 Diciembre 2021[4, 8]
University of Oxford/AstraZenecaVector viral (adenovirus) que porta una proteína del SARS-CoV-230,000Octubre 2022[4, 9]
CanSino Biological Inc./Beijing Institute of Biotechnology40,000 500 Enero 2022Julio 2021[4, 10, 11]
Gamaleya Research Institute40,000500Mayo 2021 Julio 2021[4, 12, 13]
Janssen Pharmaceutical Companies60,000 Marzo 2023 [4, 14]
NovavaxNanopartículas con una proteína del virusInformación no disponible[4]
Moderna/NIAIDRNA mensajero del virus, encapsulado en nanopartículas30,000Octubre 2022[15]
BioNTech/Fosun Pharma/Pfizer 43,998  Diciembre 2022[16]

En rojo se resaltan las vacunas que serían aplicadas en México, según el convenio que la SRE informó el 13 de octubre.

El pasado 13 de octubre, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), informó de un convenio de precompra de vacunas que asegurará dosis para 90 millones de mexicanos. Las vacunas por adquirir serían las de AstraZeneca, CanSino Biologics y Pfizer. De acuerdo al comunicado, se espera que la vacuna de AstraZeneca esté disponible entre marzo y agosto de 2021; la de Pfizer, entre diciembre de 2020 y diciembre de 2021; y la vacuna de CanSino Biologics, entre diciembre 2020 y septiembre 2021 [17].

El compromiso de estas fechas podría no cumplirse, ya que, de acuerdo con los protocolos registrados por las farmacéuticas, los ensayos clínicos de fase 3 terminarían en fechas posteriores a las antes mencionadas, es el caso, por ejemplo, de la vacuna de AstraZeneca, cuyo estudio de fase clínica 3 está proyectado a terminar en octubre del 2022 (ver cuadro 1).

Es importante destacar que además de que las candidatas a vacuna resulten eficaces y seguras, éstas deben ser autorizadas por la European Medicne Agenyc (EMA) en Europa, o por la Food and Drug Administration (FDA), en los Estados Unidos de América, y en México, por la Comisión Federal para la Prevención de Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

Mientras las farmacéuticas y centros de investigación continúan con el desarrollo de vacunas, no debemos bajar la guardia, necesitamos seguir las recomendaciones básicas para evitar la propagación del virus:

Uso correcto del cubrebocas.

Mantener distancia física (sana distancia), y usar cubrebocas cuando la distancia física no sea posible.

Higiene de manos, usando agua y jabón preferentemente, durante 20 segundos de lavado, y de no tener agua disponible, usar gel en alcohol al 60% por lo menos.

Evitar tocar ojos nariz y boca.

Seguir el estornudo de etiqueta (en el ángulo interior del brazo-antebrazo).

Quedarse en casa si salir no es de extrema necesidad.

Quedarse en casa si hay muestras de enfermedad.

Evitar reuniones familiares o con amigos que no vivan dentro de la misma casa.

La salud de una población depende de todos y cada uno de los individuos que la conforma; es posible que después de tanto tiempo de escuchar esas recomendaciones, ya estemos acostumbrados a escucharlas, pero no a ejecutarlas, sigámoslas y vigilemos que la gente en nuestro entorno las siga.

Ma. del Rocío Baños-Lara

Profesora-investigadora de la facultad de Biotecnología en la UPAEP.

Directora del Centro de Investigación Oncológica Una Nueva Esperanza-UPAEP.

Contacto: marocio.banos@upaep.mxdudascovid@upaep.mx

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: