Pandemia afecta hábitos saludables en la primera infancia

La pandemia de COVID-19 ha generado
una serie de afectaciones en diversos
ámbitos y sectores, tal es el caso de los
niños y niñas que resultan vulnerables en
un contexto como el actual, particularmente
en la primera infancia, comprendida entre
los 0 a los 6 años de edad.

Esta primera infancia es considerada un
periodo crítico en la vida, ya que es en ahí
donde se presenta el desarrollo físico,
cognitivo y socioemocional, así como del
cerebro en el niño y se sientan las bases de
las trayectorias educativas y laborales.
Con el objetivo de conocer las afectaciones
en esta etapa de la vida, el Banco Mundial,
en coordinación con el Sistema de
Protección de Niñas, Niños y Adolescentes
(SIPINNA), realizó una encuesta cuyos
primeros hallazgos fueron expuestos
durante la teleconferencia “Midiendo el
impacto de la pandemia de COVID-19 en el
bienestar de los hogares, con especial
énfasis en las familias con niñas y niños”,
organizada por el Patronato del Instituto
Nacional de Salud Pública, a través de la
Fundación para la Investigación y
Educación en Salud Pública (FIESP).

Marcela Silveyra, analista en educación del
Banco Mundial expuso que la pandemia
afectó severamente la alimentación y la
seguridad, cerca del 30 por ciento de los
hogares reportó que su alimentación
empeoró, el cinco por ciento informó que
no comió en un momento del día porque no
había suficiente dinero.

“La pandemia también tuvo un
impacto significativo sobre las
responsabilidades y el tiempo
asignado al cuidado de los niños y
niñas, fundamentalmente para las
madres quienes, cuyo rol aumentó
significativamente durante la
pandemia”, comentó.

En cuanto al acceso a los servicios de salud
se estima que el 63 por ciento de los
menores no asistió a sus citas médicas
regulares, “es de destacar que además de la
salud física, los menores presentan
afectación en su salud mental, muestran
varias alteraciones emocionales;

comportamientos de internalización, como llorar
mucho y hablar menos de lo habitual o
comportamientos de externalización, ya sea
mayor irritabilidad o rebeldía”.

La pandemia afectó casi todos los hábitos
saludables en la primera infancia, tales como
los horarios de comida y sueño, las
actividades físicas y de juego, incluso, se
observa una reducción de hasta 20 puntos
porcentuales en estos hábitos saludables
“El contexto generado por la pandemia ha
afectado varias dimensiones claves para el
desarrollo de las niñas y niños, se requiere
una intervención para mitigar estos efectos,
de lo contrario, podrían observarse impactos
negativos en el corto y mediano plazo”,
concluyó Marcela Silveyra sobre este
estudio, cuyos resultados finales presentará
el Banco Mundial en los próximos días.

Por su parte, Catalina Gómez, Jefa de
Política Social en UNICEF México, expuso
que en hogares con población de 0 a 3 años
se encontró que el 81 por ciento de los
hogares dejaron de vacunar a los niños por
la contingencia, predominando esta situación
en el estrato socioeconómico bajo.

Participaron en el encuentro virtual Antonio
Rizzoli Córdoba, del Hospital Infantil de
México Federico Gómez y Carlos Mancera
Corcuera de Valora Consultoría, en tanto la
presentación estuvo a cargo de Juan Ángel
Rivera Dommarco, director general del
Instituto Nacional de Salud Pública y de José
Ignacio Ávalos Hernández, presidente del
Patronato del Instituto Nacional de Salud
Pública.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: