Resiliencia mental y espiritual, componentes esenciales para sobrellevar la crisis sanitaria

  • La solidaridad y la empatía son cruciales para sobrevivir a los retos que la vida presenta.

En uno de los años más complicados de la historia reciente, es importante agradecer y reflexionar para saber cómo hay que cambiar. La pandemia ha movido las placas tectónicas sociales. Durante estos momentos tan difíciles, el expresar cómo nos sentimos, con los demás, nos ayudará a comprender que no estamos solos.

Como institución académica preocupada por el bienestar de su Comunidad, la IBERO Puebla, a lo largo del confinamiento, ha implementado una serie de medidas para cuidar la salud mental de alumnos, alumnas, académicos, académicas y personal que labora en el campus.

Repensando la normalidad” fue la serie de conversatorios que la Universidad organizó, a través de varias sesiones, para que estudiantes y docentes participaran y compartieran ideas, sentimientos y emociones que han experimentado durante estos meses de cuarentena prolongada.

Las charlas fueron organizadas por la Dirección de Investigación y Posgrado en conjunto con la Maestría en Desarrollo Humano. La última sesión llevó por nombre Lo laboral y académico en el retorno a la vida cotidiana y fue guiada por la Mtra. Gabriela Roldán. El objetivo de este conversatorio fue invitar a los participantes a compartir las experiencias que vivieron durante el 2020, pero, sobre todo, para voltear a ver el trecho recorrido.

La Dra. Ericka Escalante Izeta, coordinadora de la Maestría en Desarrollo Humano de la Universidad Iberoamericana Puebla, fue la encargada de inaugurar la última sesión de este trabajo conjunto. Su participación inició con dos simples preguntas para los presentes¿Qué aprendizajes te deja este 2020? y ¿Qué vamos a aportarle al nuevo mundo?

En este sentido, el Dr. Carlos Escandón Domínguez, SJ, durante su intervención, argumentó que una de las principales lecciones aprendidas en el transcurso del año ha sido: “reconocer lo mucho que hace falta la vida presencial de la Universidad”.

El Dr. Escandón Domínguez, SJ, planteó que esta nueva normalidad nos obliga a cuestionarnos lo que le vamos a brindar a la sociedad cuando regresemos a las calles. “¿Qué vamos a aportar a este nuevo mundo?”, preguntó el catedrático de la IBERO Puebla al auditorio.

Por su parte, la Mtra. Mónica Palafox Guarnero, coordinadora de los Posgrados en Psicología en el Departamento de Ciencias de la Salud de la IBERO Puebla, comentó que este detenimiento abrupto nos ha forzado a ser resilientes, y ha expuesto una vez más que la raza humana es capaz de adaptarse a nuevas circunstancias sin importar que tan adversas sean.

“Cuando no existía esta situación, pasábamos tal vez junto a las personas sin darle el significado en nuestras vidas”. Para la Mtra. Palafox Guarnero el 2020 ha estado definido por la hecatombe de la pandemia, pero gracias a ella hemos entendido lo frágil y efímera que es la vida.

Varios de los participantes expusieron que durante este tiempo han sentido ansiedad y angustia por no saber cuál será el desenlace de esta crisis. Igualmente, coincidieron en que la necesidad por tratar de controlar al universo es contraproducente para la salud mental.

Finalmente, las actividades realizadas durante la jornada fueron sumamente útiles para indagar sobre cuál es el significado de la vida. Conforme se acercaba el final de la jornada los participantes se fueron desconectando con la idea clara de que existe una luz al final del camino para guiarnos y que algún día volveremos a abrazarnos.

También te podría gustar...

A %d blogueros les gusta esto: